martes, 26 de marzo de 2019

Museo Nacional de Historia Natural recibe valioso material arqueológico.


En el marco del plan de Patrimonio Arqueológico asociado al Proyecto Desarrollo Los Bronces, este lunes 25 de marzo se concretó la última entrega de materiales arqueológicos recuperados en las actividades de rescate de la compañía minera Anglo American.

Los materiales culturales provienen de varios sitios arqueológicos ubicados en las inmediaciones del Cerro Las Tórtolas, comuna de Colina, específicamente de la quebrada Carmen Alto, situada a 30 kilómetros al norte de la ciudad de Santiago.

Cristian Becker, Curador Jefe y Jefe Científico del MNHN, comentó que “la importancia para el Museo de esta colección radica en la sistematicidad con que fue excavada y documentada, siguiendo los estrictos protocolos de la investigación arqueológica. Son restos culturales de diez sitios patrimoniales que dan cuenta de la actividad humada pasada. Temporalmente estamos hablando de finales del período Arcaico y posterior Período Alfarero Temprano, es decir más de 3.000 años de antigüedad».

Por su parte, Eduardo Loo, Gerente de Medio Ambiente de Los Bronces, señaló que «para Anglo American esta instancia es muy importante, pues estamos cerrando un ciclo.

Esta tarea, que comenzó en 2007, ha sido larga, pero llega a un muy buen término hoy, con esta entrega al MNHN de este material de alto valor arqueológico. Estas actividades se iniciaron con la identificación de los sitios arqueológicos, los trabajos de excavación y rescate, su clasificación, resguardo, almacenaje en óptimas condiciones para entregar una colección de calidad, que cumpliera con los estándares necesarios para ingresar al Museo y cumplir con su papel de fuente de información para la comunidad científica”.

“Las actividades fueron mucho más allá de rescatar y poner a disposición del Museo y los científicos esta importante colección. También se desarrolló educación ambiental con las comunidades locales, se publicaron videos educativos y varios libros al respecto, y se realizó un taller internacional sobre las piedras tacitas», señaló Loo.

Las piedras tacitas son reconocidas como horadaciones inconclusas sobre afloraciones rocosas o racas de gran tamaño que son fijas. En otros países son llamados "morteros comunitarios", que más que un nombre es una descripción, tal como lo es "piedra tacita" o "piedra con tacita" o "piedra con tacitas", nombres que hacen referencia a su capacidad como contenedor.

La funcionalidad más obvia, es la molienda de semillas, también da pie a generar una interpretación religiosa, por lo vital que significaba contar con los alimentos o semillas para moler. No es casual, que las "piedras tacitas" surgen cuando se extingue la fauna pleistocenica y se modifican los hábitos alimenticios humanos, propiciando el mayor consumo de semillas y granos.

Las piedras tacitas existen no sólo en Chile, sino que también pueden ser observadas algunas muy parecidas en México, Perú, Argentina, en el Desierto de Sonora, en Arizona y California y en países de Europa y Asia, han aparecido rocas trabajada de manera similar.

En la Zona Central de Chile, se las halla con mayor abundancia y variedad que en otras partes del país, sin embargo, se puede presumir con cierto fundamento que la cultura que las fabricó vivía en esta parte del territorio y que la aparición de piedras tacitas dispersas en otras partes del territorio, es sólo una evidencia de su paso transitorio por ellos. Si esto es así, la cantidad de ellas en el Cerro Blanco habla entonces de un antiguo asentamiento, de importancia central.

Como se ha  dicho, no hay acuerdo sobre la utilidad que tendrían originalmente estas piedras. A la teoría de la captación de aguas o de reflejos de las estrellas sobre sus pozas durante las noches, se suman otras como la de servir como morteros de molienda y, en el caso de las más grandes, ser útiles en sacrificios rituales o en ceremonias sacramentales.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Estudio científico revela que las esponjas resisten al cambio climático

Observar la respuesta de las esponjas antárticas al cambio climático es el tema principal del artículo “Temporal stability of bacterial co...