lunes, 29 de abril de 2019

Llegó embarcación ancestral Kuini Analola a Rapa Nui


Cantos, bailes, flores e indumentarias llenas de plumas, engalanaron a la comitiva que festejó la llegada de la embarcación a la playa de Anakena, construida bajo parámetros ancestrales, que concluyó su último tramo tras 27 días de navegación.

 Pasadas las 8 de la mañana de Rapa Nui --10:00 horas de Chile continental--, el catamarán Kuini Analola finalizó su travesía y recaló en la playa de Anakena, donde fue recibida con un ritual tradicional, a cargo de los habitantes de la isla.

El viaje comenzó el 1 de abril pasado, cuando el catamarán zarpó desde el Muelle Prat de Valparaíso para iniciar su ancestral travesía de regreso a Rapa Nui, tras permanecer cerca de un mes en el puerto continental. Sin embargo, el viaje se había iniciado antes, en el sur de Chile, el 14 de febrero, donde la embarcación navegó por las costas de Quellón, Calbuco, Ancud, Queule, Valdivia, Lebu y Talcahuano.

La ministra de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, Consuelo Valdés, encabezó la ceremonia de recepción del catamarán en la isla. “Vine a compartir este momento histórico con la comunidad Rapa Nui. Esta proeza de viajar desde Chiloé visibiliza y demuestra la vigencia del patrimonio ancestral de este pueblo por la navegación basada en la observación, para desplazarse y cumplir con esta misión. Este catamarán también permitirá que los jóvenes entrenen en este tipo de navegación, para mantenerla vigente”, dice la secretaria de Estado.

El Kuini Analola está construido de madera de ciprés de Guaitecas y transporta a una tripulación de ocho personas, entre ellos seis hombres y dos mujeres, quienes buscan retomar la navegación de sus antepasados: los polinésicos, quienes navegaban mar adentro con las señales que la misma naturaleza les entregaba, a través del viento, mareas, el sol, la luna y las estrellas.

 La embarcación fue construida en un astillero de Chiloé y consideró un encuentro con el pueblo mapuche tras ingresar por el río Calle Calle, para luego permanecer por cerca de un mes en Valparaíso. La travesía se hizo con técnicas de navegación y siguiendo la ruta ancestral, retomando una tradición que se había perdido en la isla.

Este proyecto fue liderado por su gestor, Lynn Rapu Tuki, quien destacó que desde hace al menos 3 siglos su pueblo no realizaba un viaje oceánico con técnicas ancestrales. Destacó además que el objetivo ahora es reconstruir los puentes de interacción cultural entre la Polinesia y el continente, por lo que ya planifica un próximo viaje a Tahití.

La iniciativa contó con el apoyo del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, la Armada de Chile, el Cuerpo de Voluntarios del Bote Salvavidas, Asimar Quintero, la Universidad de Valparaíso y agentes privados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Segunda versión de FAS amplía programa literario y presencia de escritores extranjeros

Con el lema “Me gustas cuando lees”, en su segunda versión el Festival de Autores (FAS) se realizará entre el viernes 27 y el domingo 29...