martes, 14 de enero de 2020

Somos estrellas: cuando el cielo nos habla.


Todos y cada uno de nosotros, hemos mirad y admirado el cielo y las estrellas. Se trata de una vista que deja a cualquiera encantado y es aquí, donde empieza este estudio de las estrellas que es la astrología.

Desde hace millones de años, numerosas culturas entre las que se encuentran los mayas, egipcios o romanos, han apostado por la importancia de la astrología, que han considerado como una guía de viaje.

Los primeros calendarios se basaban en la astrología para predecir las estaciones, y fue así como la astrología empezó a formar parte de nuestra vida, en nuestras cosechas y en nuestros esfuerzos. Los grandes líderes también la han tenido en cuenta a la hora de tomar decisiones, y hoy en día, la consultamos hasta para hacernos un corte de pelo.  

La palabra astrología proviene del latín astrologĭa /astrologuía/ y ésta, del griego ἀστρολογία /astrologuía/

​ Está compuesta por las palabras άστρον /ástron/ ‘estrellas’, que a su vez viene de ἀστῆρ /astḗr/ ‘estrella’, ‘constelación’, y λόγος /lógos/ ‘compendio’, ‘tratado’, ‘discurso’; en este caso su significado se relaciona más con «discurso», pues λογία /loguía/ es un sufijo que denota, en general, disciplina o material de enseñanza.

La astrología, en su acepción más amplia, es un conjunto de tradiciones y creencias que sostienen, que es posible reconocer o construir un significado de los eventos celestes y de las constelaciones, basándose en la interpretación de su correlación con los sucesos terrenales y este paralelismo, es usado como método de adivinación.

Se estima que existe desde, por lo menos, el segundo milenio antes de nuestra era y sus raíces, parecen ser los calendarios agrícolas que se utilizaban para predecir los cambios estacionales y para interpretar, los ciclos celestes como señales de comunicación divina.

 Las formas más antiguas de astrología se practicaban en la antigua China y en Mesopotamia. Después del 332 a. C. la astrología helenística, se mezcló con la astrología decánica de origen egipcio, concretamente de Alejandría, creando lo que se conoce como el horóscopo astrológico.
La conquista de Asia Menor por Alejandro Magno, permitió la propagación de la astrología a Grecia y Roma, en donde fue asociada con la sabiduría caldea.

Después de la conquista de Alejandría por parte de los musulmanes, en el siglo vii d. C., la astrología fue estudiada por los eruditos islámicos, quienes tradujeron los textos helenísticos al árabe preclásico y al persa medio.

Durante el siglo xii d. C. los textos árabes fueron importados a Europa y traducidos al latín, lo que ayudó a iniciar el renacimiento europeo cuando los principales astrónomos como Galileo Galilei (1564-1642), Tycho Brahe (1546-1601) y Johannes Kepler (1571-1630); fungían como astrólogos de las respectivas cortes reales de sus países.

La astrología tiene en Europa una historia accidentada. En los inicios de la Edad Media, fue atacada y marginada después de que el cristianismo fuera la religión oficial del Imperio Romano, pero, en las postrimerías recuperó su reputación y desde el Renacimiento hasta el siglo xvii d. C., era aceptada como una ciencia. Luego con la Ilustración, perdió credibilidad entre los académicos.

Desde las últimas décadas del siglo XIX y desde 1900, surgió un nuevo interés en la astrología y desde 1960, gracias al movimiento de la nueva era que reapareció en el hemisferio occidental, ella recuperó su popularidad.

La posición de los astros y su rotación, tienen mucha repercusión en lo que pasa en la tierra, y es que, por mucho que intentemos escaparnos, somos parte de un todo. Comprender ese todo, nos ayudará a darnos cuenta de qué influencia tiene la astrología en la vida.

Como bien sabemos la astrología tiene muchas aportaciones que nos pueden ayudar en nuestro acontecer diario, a continuación, mostraremos algunas de las herramientas o variantes que ofrece la astrología y cómo podemos aprovechar todo esto en nuestra vida.

¿Cuáles son nuestros talentos naturales?,¿Dónde nos encontramos obstáculos constantemente? ¿Cuáles son las claves para nuestro crecimiento espiritual?

 En ese sentido, el libro “Somos estrellas. Una guía moderna de Astrología” escrito por Juliana McCarthy, ilustrado por Alejandro Cárdenas y publicado por editorial Koan, busca transmitir el amor y la fascinación de la autora por la astrología. 

Según la autora, la astrología es el lenguaje del cielo que le permite a los seres humanos, estar en comunión con los planetas, las estrellas y descifrar mensajes importantes sobre quienes somos”.Es decir, la astrología instruye sobre la esencia de cada ser humano, ayudada porque los sincronismos cósmicos revelan la naturaleza humana muy exactamente.

Una de las herramientas son los signos del Zodiaco, pero la astrología va mucho más allá.

En la carta natal, que es el mapa del cielo en el momento que nacimos, aparecen múltiples planetas además del Sol y de la Luna regentes que representan las tendencias y el potencial de cada uno y al ir aprendiendo sobre esos planetas se puede descubrir y desvelar cómo las personas pueden vivir de forma más plena.

Actualmente, la humanidad se encuentra sumida en un profundo proceso de transformación ya que las tecnologías actuales, la forma en que nos percibimos, la reconfiguración del cerebro y la sensación que el ser humano está contenido y sostenido por una inteligencia mayor son algunas de las grandes interrogantes a las que se enfrenta el ser humano.

Este libro singular, ayuda a provocar la reflexión personal en un mundo hiperconectado, en el que el hombre comienza a ser consciente de que forma parte de un todo inteligente y que es parte del universo que lo rodea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Cierran convocatoria para el festival “De la calle a la ventana: La ciudad del futuro”

  El próximo viernes 25 de septiembre se cierra la convocatoria a participar en la quinta versión del Arquitectura Film Festival Chile / Arq...