domingo, 16 de diciembre de 2018

Santiago Caníbal: la ciudad que perdimos

Con el libro Santiago Caníbal: la ciudad que perdimos, publicado por RIL Editores, los restauradores y amantes del patrimonio, Fernando Imas Brügman y Mario Rojas Torrejón, hacen un viaje al pasado de Santiago, enfocándose en la difícil tarea de identificar sus espacios emblemáticos: edificios, calles, palacios, tiendas, quintas, parques y monumentos, tan ajenos a la contemporaneidad, que parecieran jamás haber existido.

A través del relato, se da a conocer al lector lo más destacado de la arquitectura santiaguina desde el siglo XVI hasta el XX, detallando qué espacios se perdieron debido a los terremotos  y cuáles por consecuencia de reconstrucciones que trataban de adaptarse a nuevas fisionomías


“El crecimiento desmedido se ha llevado consigo los rincones, los sitios entrañables que han compuesto no solo la historia familiar de algunos, sino que gran parte de la memoria de todos los chilenos. Es como si Santiago se comiera a sí misma, es por eso que la llamamos Santiago caníbal”, comentan los restauradores.

El recorrido inicia con el Santiago Colonial, pasando por la iglesia La Compañía o el Puente Cal y Canto y zonas como Bellavista, Independencia, avenida La Paz y Recoleta, reconociendo que, hasta el día de hoy, resguardan un patrimonio interesante y diverso.

 Pero además, estas páginas revisitan otros sitios desaparecidos fuera del núcleo tradicional, viajando por  las casas quintas de Ñuñoa, el ferrocarril de Maestranza de San Bernardo y los bulevares de Providencia.

Sin embargo, los espacios no son los únicos protagonistas: vecinos ilustres como Rodrigo de Araya¸ la famosa Catalina de los Ríos y Lisperguer, mujeres relevantes como Beatriz de Ahumada o extravagantes como Manuela Real de Azúa de la Cerda también forman parte de estas anécdotas.

Rojas y Brügmann hacen un recorrido por espacios como la tienda Los Gobelinos, restaurantes como La Bahía, mansiones extravagantes como el Palacio Undurraga, hasta llegar a pérdidas recientes como el Edificio de la Protección Mutua de Empleados Públicos.

“Este libro y su título, son un llamado a comprender lo que hemos perdido para que no vuelva a suceder. Es poco lo que, a estas alturas, pueden seguir botando los terremotos después de 1985 y 2010. Hoy somos nosotros, las personas y las instituciones, la principal amenaza.

Salvo que textos, como Santiago Caníbal, nos hagan aprender a valorar lo que nos queda y nos transformemos, en los guardianes de nuestra historia”, expresa Rodrigo Guendelman, fundador de SatiagoAdicto. 

Fernando Imas Brügmann y Mario Rojas Torrejón son Licenciados en Conservación y Restauración de Bienes Culturales y co-fundadores de brugmann.cl, plataforma enfocada en la investigación, documentación y promoción del patrimonio chileno.

Además son autores de numerosas publicaciones entre las que se cuentan Palacios al norte de la Alameda (2012), La Ruta del Cité (2014), Retratos de Hombre (2016), La Ruta de los Palacios (2015), Cielos de Santiago (2017), La Ruta de Chillán (2017), entre otros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

2º Festival LambeSur pospone su realización para noviembre.

Humano Desde el lunes 1 de junio está disponible en la web www.lambesur.cl el listado de obras que fueron escogidas para participar del ...