lunes, 7 de mayo de 2012

Las letras del horror: cuando las víctimas se toman la palabra

Desde la aparición del hombre sobre la tierra, el miedo ha sido la forma más eficaz para dominar a las personas. Con el paso del tiempo el miedo se ha visualizado en la brujería, el demonio, la tortura, la desaparición forzada de personas, en los aviones, en las mochilas e incluso, en los lugares más inocentes.

 A partir del 11 de septiembre de 1973, los chilenos vivimos una de las maneras más eficaces de dominación a través del terror como fue la eliminación sistemática por medio de agentes del Estado de seres humanos y la destrucción de la vida de sus familias.

Para ello, se construyó todo un aparto represivo que tuvo su expresión concreta en la Dirección Nacional de Inteligencia (DINA) y más tarde, en la Central Nacional de Inteligencia (CNI) que continuó con su herencia de muerte y destrucción.

Recientemente, LOM ediciones, publicó el libro “Las letras del horror” escrito por el periodista de la Universidad de Chile, Manuel Salazar.

En sus más de treinta años de ejercicio profesional, Manuel Salazar ha trabajado para diversos medios chilenos y extranjeros y ha escrito los libros “La Historia Oculta del Régimen Militar”, junto a Ascanio Cavallo y Óscar Sepúlveda; “Contreras. Historia de un intocable”; “Guzmán: quién, cómo y por qué”; “Bajo sospecha; “Cómo entender al Decano”; “Traficantes & Lavadores”; “Chile 1970-1973″; “El rebelde de Patria y Libertad”; “El crimen organizado a las puertas de Chile”; y “Piñera”.

Letras, es una investigación acuciosa de las primeras actuaciones de los aparatos de seguridad y la aparición de los cuarteles secretos, donde a los detenidos se les sometía a torturas indecibles que frecuentemente terminaban con su muerte y eliminación de los cuerpos.

El libro, tiene una lectura que deja que el lector saque sus propias conclusiones siendo, este libro un gran aporte a la historia de nuestro país.

Esta serie de dos volúmenes, tiene como objetivo dar a conocer como se gestaron estas instituciones de represión, los métodos de aniquilamiento y represión; los cuarteles secretos de detención y tortura; su estructura orgánica; el personal que actuaba para establecer y dar a conocer las circunstancias de las detenciones, torturas y muertes de muchos chilenos para impedir el olvido en nuestra sociedad, con todo su entramado de odio, horror y miedo.

Durante la lectura del primer volumen, que esta enfocado en la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA), se me venía a la mente insistentemente una pregunta que condensa a todas las demás: ¿por qué?

En este libro, se advierte como la doctrina de la seguridad nacional había infiltrado a la sociedad chilena permitiendo, más tarde, que muchos de los colaboradores civiles de la represión facilitaran y colaboraran en la delación, detención, tortura y muerte de chilenos. Y son esas personas y grupos sociales y políticos, los que no han querido encarar, hasta ahora, sus responsabilidades frente al horror que vivieron compatriotas suyos, siendo severos con quienes estaban en contra de sus intereses y preferencias pero, siendo comprensivos con la maldad que los beneficio.

En su investigación, Manuel Salazar, da a conocer nombres, “chapas” y apodos de las víctimas y de sus victimarios; recoge, confesiones y testimonios que algunos de los agentes y colaboradores de la violencia institucionalizada entregaron años después ante los tribunales de justicia; los nexos con el anticastrismo y el neofascismo italiano que prepararon los crímenes del general Prats y de Orlando Letelier como también, el atentado en Roma en contra de Bernardo Leighton y su señora, Anita Fresno.

El libro, muestra como iban cayendo los opositores; sus tormentos; la impunidad de sus detenciones, el desamparo en que se encontraban, la aplicación de la Doctrina de Seguridad Social para liquidar al “enemigo interno” y los intentos por borrar su memoria, haciendo desparecer sus cuerpos y sus pertenencias sin advertir, que la memoria estaba presente en los recuerdos de las familias de las víctimas de esta represión.

La palabra horror tiene sílabas que despiertan en nuestra imaginación una incógnita sobre lo que más tememos y este libro, aborda el horror vivido no solo en Chile, sino que en todo el continente.

Es por eso, que el escritor venezolano Salvador Garmendia diría sobre el horror: "esta imagen espectral del tiempo no es ajena al tiempo llamado universal en el siglo XX; tiempo que se desvanece en sus manos esperando que llegue la eterna noche para salir de las sombras y entrar al mundo de los sueños de los mortales. El horror anida en cada uno de nosotros, es esa parte oscura del ser humano que nunca se verá reflejada en el espejo”.

En esos años de represión, miedo, suspicacias y horror el lado oscuro de los hombres caminó por un mundo de sombras, de dolor y muerte. Se van a cumplir 39 años  del Golpe Militar y al leer esas páginas, entendí que nos toco un tiempo muy duro, de muchas penas para muchos y entendí las desconfianzas, la forma extraña en que se comportaban algunas familias.

Este libro nos sirve para rescatar la memoria colectiva e impide, que nos invada el olvido y no recordemos nada de los que nos pasó para no echar en saco roto, los errores cometidos. Estos libros, impedirán que nuestra memoria se convierta en algo vencida y olvidada de si misma, sin que nos sirva de mucho.

Tal como expresara en un comentario anterior, las voces de quienes se quiso silenciar están sonando cada día más fuerte, porque nada hará callar su dolor ni el dolor de quienes les recuerdan todos los días de la vida, porque mientras estén en nuestra memoria, siempre serán parte de nuestra historia .

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Cierran convocatoria para el festival “De la calle a la ventana: La ciudad del futuro”

  El próximo viernes 25 de septiembre se cierra la convocatoria a participar en la quinta versión del Arquitectura Film Festival Chile / Arq...