lunes, 30 de octubre de 2017

Violinista Héctor Viveros junto a la Orquesta Sinfónica Nacional presentan concierto fúnebre de Hartmann.



El concierto para violín y orquesta de cuerdas del compositor alemán Karl Amadeus Hartmann, que lleva como nombre “Concierto fúnebre”, será presentado el jueves 26 y el sábado 28 a las 19:40 horas en el teatro de la Universidad de Chile, con la dirección del maestro titular de la agrupación, Leonid Grin y la interpretación del concertino de la Orquesta Sinfónica Nacional Héctor Viveros. 

Titulado originalmente en su primera versión (1939) como Musik der Trauer (algo así como Música de luto), el “Concierto Fúnebre” es una de las tantas obras artísticas que se han inspirado en la Segunda Guerra Mundial, y constituye el único concierto para violín dentro del catálogo de Hartmann, así como también una de sus obras más difundidas.

 Estrenada su primera versión el año 1940 en Suiza, la versión revisada que el público podrá escuchar esta vez en el recinto cultural de Plaza Italia, se estrenaría 19 años más tarde en Alemania. 

Héctor Viveros, estudió en el Conservatorio Nacional de Música de la Universidad de Chile bajo la tutela del maestro Jaime de la Jara e ingresó a la Orquesta Sinfónica Nacional de Chile en 1995 y a partir del año 2000 es concertino de la agrupación, obteniendo el premio Victor Tevah en dos ocasiones como mejor desempeño y mejor solista nacional de las temporadas 1998 y 2004. 

Previo a esta obra, la Sinfónica dará vida al Vals fantasía, de Mijaíl Glinka, pieza que abrirá el concierto. Proveniente de una familia noble, la música de este compositor fue, sobre todo en sus primeras obras, reflejo de los gustos de la aristocracia rusa. 

Sin embargo, más tarde se convertiría en uno de los precursores del nacionalismo musical ruso, influenciando a nuevas generaciones como las del llamado “Grupo de los cinco”, ello gracias a los viajes que realizó posteriormente y a la búsqueda de un lenguaje personal con rasgos característicos de su tierra natal.

El programa culminará con la Sinfonía N° 2 en Mi menor, op.27 Sergéi Rachmaninoff, uno de los últimos pilares del Romanticismo y célebre pianista, representante de la cultura musical de la antigua Rusia zarista.
Estrenada en 1908, la obra pertenece al período previo a su autoexilio a Estados Unidos, una vez producida la Revolución de 1917. 

Dotada de un gran lirismo, tuvo un exitoso estreno en San Petersburgo, con el mismo compositor en la dirección, convirtiéndose inmediatamente en una de sus obras más populares. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los dieciséis árboles del Somme: novela ganadora del Premio de los Libreros de Noruega

Editada por el sello Alfaguara se publica el libro Los dieciséis árboles del Somme cuya historia, sobre el amor y la pérdida, recorre l...